jueves, 5 de febrero de 2009

Control de Gestion



  1. CONTROL DE GESTION


    El control debe servir de guía para alcanzar eficazmente los objetivos planteados con el mejor uso de los recursos disponibles (técnicos, humanos, financieros, etc.). Por ello podemos definir el control de gestión como un proceso de retroalimentación de información de uso eficiente de los recursos disponibles de una empresa para lograr los objetivos planteados.

    Fines del Control de Gestión
    El fin último del control de gestión es el uso eficiente de los recursos disponibles para la consecución de los objetivos. Sin embargo podemos concretar otros fines más específicos como los siguientes:
    Informar
    Consiste en transmitir y comunicar la información necesaria para la toma de decisiones.
    Coordinar.
    Trata de encaminar todas las actividades eficazmente a la consecución de los objetivos.
    Evaluar
    La consecución de las metas (objetivos) se logra gracias a las personas, y su valoración es la que pone de manifiesto la satisfacción del logro.
    Motivar
    El impulso y la ayuda a todo responsable es de capital importancia para la consecución de los objetivos.
    Los condicionantes del control de gestión

    El primer condicionante es el Entorno. Puede ser un entorno estable o dinámico, variable cíclicamente o completamente atípico. La adaptación al entorno cambiante puede ser la clave del desarrollo de la empresa.
    Los Objetivos de la empresa también condicionan el sistema de control de gestión, según sean de rentabilidad, de crecimiento, sociales y medioambientales, etc.
    La estructura de la organización, según sea funcional o divisional, implica establecer variables distintas, y por ende objetivos y sistemas de control también distintos.
    El Tamaño de la empresa está directamente relacionado con la centralización. En la medida que el volumen aumenta es necesaria la descentralización, pues hay más cantidad de información y complejidad creciente en la toma de decisiones.
    Por último, la Cultura de la empresa, en el sentido de las relaciones humanas en la organización, es un factor determinante del control de gestión, sin olvidar el sistema de incentivos y motivación del personal.

    Instrumentos del Control de Gestión
    Las herramientas básicas del control de gestión son la planificación y los presupuestos.
    La planificación consiste en adelantarse al futuro eliminando incertidumbres. Está relacionada con el largo plazo y con la gestión corriente, así como con la obtención de información básicamente externa. Los planes se materializan en programas.
    El presupuesto está más vinculado con el corto plazo. Consiste en determinar de forma más exacta los objetivos, concretando cuantías y responsables. El presupuesto aplicado al futuro inmediato se conoce por planificación operativa; se realiza para un plazo de días o semanas, con variables totalmente cuantitativas y una implicación directa de cada departamento.
    El presupuesto se debe negociar con los responsables para conseguir una mayor implicación; no se debe imponer, porque originaría desinterés en la consecución de los objetivos.
    La comparación de los datos reales, obtenidos esencialmente de la contabilidad, con los previstos puede originar desviaciones, cuando no coinciden. Las causas pueden ser:
    Errores en las previsiones del entorno: estimación de ventas, coste de ventas, gastos generales, etc.
    Errores de método: poca descentralización, escaso rigor temporal, falta de coordinación entre contabilidad y presupuestos, etc.
    Errores en la relación medios–fines: cifras ambiciosas, incorrecto uso de los medios, etc. Esas desviaciones son analizadas para tomar decisiones, tanto estratégicas (revisión y/o cambio de plan y programas), como tácticas u operativas (revisión y/o cambio de objetivos y presupuestos).
    Se pueden citar otras herramientas operativas como: la división de centros de responsabilidad, el establecimiento de normas de actuación y la dirección por objetivos.
    Responsabilidades del control
    · Facilitan la comunicación y negociación de objetivos.
    · Clarifican las responsabilidades de cada centro en el proceso de decisión.
    · Estimulan la motivación y la iniciativa.
    · Facilitan la evaluación de la actuación de cada responsable y de la identificación de problemas.

    Una vez determinados los centros de responsabilidad se establecen parámetros que permitan:
    · Establecer los objetivos iniciales de las diferentes unidades.
    · Medir, y evaluar a posteriori, el comportamiento y el grado de cumplimiento de las actividades y responsabilidades de cada centro.
    · Diseñar el sistema de información que facilite la toma de decisiones y el control.
    · Facilitar la definición de los objetivos al concentrarse en ésta los indicadores.
    · Medir la contribución de cada centro al resultado. Evaluar la actuación de cada responsable.

    Fases del Control de Gestión

    Fase 0: Situación inicial
    Fase 1: Acciones simultaneadas
    Fase 2: Acciones simultaneadas.
    Fase 3: Puesta en marcha de previsiones a corto plazo.
    Fase 4: Acciones simultaneadas.
    Fase 5: Extensión del proceso presupuestario a dos o tres años.
    Fase 6: Concordancia en el tiempo de los elementos.
    Fase 7: Integración formal.
    Fase 8: Delegación de responsabilidades de gestión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada